como hacer un catalogo de productos
5 (100%) 2 votes

Hacer un catálogo de productos es una forma efectiva de ampliar tu cartera de clientes y de presentarles debidamente todos los productos increíbles que ofrece tu empresa. Un catálogo puede llegar a aquellos clientes que nunca pondrían un pie en una tienda, por lo que siempre debe ser una opción a considerar. Siempre y cuando sepas qué incluir en el catálogo de productos y cómo presentarlo de una forma organizada y atractiva visualmente, podrás tomar la idea y convertirla en una herramienta de publicidad real en muy poco tiempo.

Empezar en cualquier PYME requiere mucho esfuerzo y sacrificio para conseguir un buen listado de clientes y ganarte su confianza. En el mundo del marketing digital existen muchas estrategias para atraer a nuevos compradores, y una de ellas es crear un catálogo de productos para dar a conocer de forma física o digital cuáles son los servicios que se ofrecen de forma visual y muy llamativa sin invertir mucho dinero.

Por eso, en este artículo hablaremos de cómo crear un buen catálogo de productos con el que conseguir atraer la atención de futuros compradores.

 

Cómo hacer tu propio catálogo de productos

  1. Reúne el contenido

Primeramente debemos tener preparados todos los productos, información y secciones que vayan a componer el catálogo como:

  • Listado de los productos disponibles con información de cada uno de ellos y sus características más importantes.
  • Información de la empresa.
  • Testimonios de clientes.

Es muy importante que la información que pongamos tenga un enfoque directo para llamar la atención del cliente y que así se decida a adquirir nuestros productos.

 

  1. Tener imágenes llamativas y de buena calidad de los productos

Como suelen decir “una imagen vale más que mil palabras”, y es totalmente cierto. Tener un repertorio de imágenes de nuestros productos con una buena calidad es primordial para atraer clientes.

Sabemos lo que estás pensando: tienes una cámara de fotos que seguramente te pueda servir para hacerlas y ahorrarte algo de dinero, pero a no ser que tengas experiencia en el mundo fotográfico y retoque digital lo más recomendable es contratar a un especialista, ya que sabrá cuál es la mejor iluminación y los mejores ángulos para tomarlas.

Una imagen atractiva será lo que los clientes vean en primer lugar cuando abran tu catálogo, leyendo posteriormente la descripción del producto y llevándoles finalmente a comprar el producto si están interesados.

 

  1. Conoce las características del producto

Cada producto tiene sus especificaciones técnicas, por lo que es aconsejable que leas cuáles son y si alguna de ellas puede aportar algo positivo a la descripción del producto y ayudar a los futuros compradores a tomar la decisión de comprarlo.

También deberás hacer un listado de precios, uno con el precio base de compra y otro con oferta o descuento, según la estrategia que tengas pensada.

 

  1. Elige un tamaño adecuado para el catálogo

Elegir el tamaño de catálogo también es un factor importante. Según el uso que le vayamos a dar deberemos elegir uno más pequeño (campañas de venta en stands de alguna exposición) o uno de mayor tamaño (catálogos para la sede física o reuniones con clientes).

Un tamaño A4 o A5 siempre es lo más adecuado para cualquier situación. Debemos tener en cuenta que tamaños mayores siempre son demasiado engorrosos de llevar y tamaños más pequeños difíciles de visualizar.

 

  1. Elige la cantidad correcta de páginas

Muchas veces queremos incluir más información de la que los clientes realmente necesitan, dando lugar a un catálogo con mucho contenido inútil. En el punto intermedio está el número de páginas que ofrecen la información más relevante para los clientes, manteniendo su interés y sin abrumarlos con detalles insignificantes que no aporten nada a la descripción del producto.

Las tablas de contenidos nos serán de gran utilidad para tener una mejor organización, no olvides incluir una en la primera página.

 

  1. Descripciones de los productos

Intenta escribir descripciones que no sobrepasen las 140 palabras y no se queden con menos de 50. Una buena descripción es la que tiene la información y las características más relevantes del artículo o producto, incluyendo los beneficios que puede aportar a los compradores. De esa forma les ayudaremos a elegir el producto adecuado para ellos.

Zapatillas de deporte “Nike Air Max”: Zapatillas con amortiguación Max Air en el antepié. Combinan revestimientos de sujeción con amortiguación suave para una mayor ligereza y comodidad para todo el día.

Incluir en la descripción detalles técnicos como el peso, tamaño, componentes internos, etc., puede ser aconsejable si vendemos productos que los requieran como cualquier equipo tecnológico.

 

  1. Escribe el contenido adicional

Nunca escribas la información en una sola frase. Siempre es mejor tener frases cortas y sencillas de leer, estructurándolas en párrafos si es necesario. En primera página siempre debemos mostrar alguno de nuestros productos siendo utilizado por un cliente, con una descripción o testimonio corto de las ventajas que le ha aportado el adquirirlo.

Además, podemos incluir en una segunda página una pequeña descripción o historia de nuestra empresa. De esa forma generaremos mayor confianza a nuestros futuros clientes.

 

  1. Organización del contenido

Deberás hacer una planificación de cómo deberá estar organizado el contenido en el catálogo. Los productos de una categoría similar deberán ir en la misma sección e incluso relacionados, por ejemplo:

Cuando compras un microprocesador de ordenador, siempre es necesario adquirir pasta térmica para su instalación, en ese caso se puede incluir en la parte inferior de la página dicho producto relacionado.

La estructuración del contenido debería tener la siguiente forma:

  • Introducción corta de la sección. Podemos jugar con diferentes colores de fondo o cabecera para cada categoría.
  • Plantilla de productos.
  • Pie de página. Información de compra, garantía y devoluciones.

No olvides elegir una tipografía elegante y fácil de leer, con un tamaño adecuado para que no tengamos que acercarnos demasiado para leer las descripciones y características.

 

  1. Portada vistosa y llamativa

Una buena portada es el primer paso para llamar la atención de tus clientes.

Para que un catálogo tenga éxito y no acabe en la basura será primordial cuidar cada pequeño detalle en la misma. Podemos incluir uno o varios productos destacados junto con alguna oferta o descuento. Las imágenes también serán un factor de gran importancia, elige las más llamativas y vistosas que hagan que el cliente se sienta identificado con ellas.

 

  1. Diseña un formulario de pedido 

Muchos pedidos se realizan a través de formularios web, compras online o a través de números de teléfono. No olvides incorporar las formas de compra de los productos, así como un teléfono de contacto si el cliente tiene dudas sobre cómo adquirir los mismos.

 

  1. Crea un modelo de catálogo

Antes de llevar tu catálogo a imprenta siempre debes crear un modelo del mismo para comprobar si tiene errores ortográficos, visuales o estructurales. Además te dará una idea general de cómo quedará finalmente. En muchos casos es aconsejable recurrir a maquetadores expertos para que repasen la organización y distribución de los contenidos, evitando que estén demasiado juntos, tengan una mala lectura o unos colores que rompan el grafismo.

Una vez que el catálogo este revisado, y antes de llevarlo a imprenta, puedes hacer una pequeña campaña de testeo enseñándoselo a posibles compradores para que te den una valoración y algunas sugerencias para mejorarlo.

 

  1. Fase de impresión

Debemos elegir una imprenta que se ajuste un poco a nuestro presupuesto. En caso de que nuestro catálogo tenga pocas páginas (4 o 6) podemos intentar imprimirlo nosotros mismos, pero la calidad no será igual que un servicio profesional, ofreciéndonos diferentes tipos de acabados (mate o brillo), satinado o no satinado, gramaje grueso o fino, etc.

En caso de que queramos encuadernación no tendremos más remedio que recurrir a una imprenta, y en ese caso puede resultar más económico realizar todo el proceso con ellos, al ofrecer en muchas ocasiones ofertas especiales.

Cargue Más En Diseño gráfico
Comentarios cerrados

Mira además

Programas y herramientas para identificar tipografías

5 (100%) 1 vote Muchas veces, a la hora de crear cualquier contenido digital, no prestamos…